Saltar al contenido.
Anuncios

Pompeo acusa a HEZBOLÁ del atentado contra las Fuerzas de EEUU en BEIRUT 1983

Autor: Alberto García Watson
Ex Corresponsal Freelance en El Líbano

Este pasado 23 de octubre, El Líbano conmemoraba el 35 aniversario de un ataque con coche bomba que las fuerzas norteamericanas y francesas sufrieron en la capital libanesa, Beirut en 1983.

Ante esta circunstancia el Secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, ha publicado un Tweet para la ocasión, que reza;
”Hace 35 años, 241 Infantes de marina, marineros y soldados fueron asesinados por terroristas de Hezbolá formados por Irán. Nunca olvidaremos a estos héroes que llegaron en Paz y entregaron sus vidas en ese fatídico día”
El flamante secretario de estado, olvida tal vez intencionadamente que, Hezbolá no pudo haber participado en ese ataque contra las tropas ocupantes norteamericanas, porque por ese entonces Hezbolá aún no existía, la milicia chiita libanesa, Hezbolá (”Partido de Dios”) no se constituye hasta dos años más tarde, en 1985 al sur de El Líbano.
No obstante éste no es la única errata que el Tweet de Pompeo señala, aunque efectivamente las fuerzas militares norteamericanas se encuentran acantonadas en Beirut, en el marco de la Fuerza Multinacional de Paz, destinada en el Líbano durante la cruenta guerra civil que este país árabe sufrió durante 15 largos años, 1975-1990, dicha fuerza militar participó de la guerra como una facción más.
EEUU, olvidando el espíritu pacificador de su presencia en Beirut, se posicionó, armando al ejército libanés que en ese momento actuaba como una sectaria milicia cristiana. El presidente de la nación, el cristiano maronita (católico), Amin Gemayel, era hijo del fundador de la Falange libanesa y hermano de Bashir Gemayel, furibundo ultracatólico que organizó las “Fuerzas Libanesas”, una suerte de guerrilla paramilitar, radical de extrema derecha que buscaba la expulsión violenta de todos los palestinos de tierra libanesa, propiciando el comienzo de la guerra civil en 1975 y que participó junto con el ejército israelí (ocupante de El Líbano desde junio de 1982) en las atroces matanzas de Sabra y Shatila, en Beirut en septiembre de 1982.
EEUU, acudió a la llamada del ejército libanés, sitiado en Suq al-Gharb, (en el distrito de Monte Líbano) en momentos en los que las milicias opositoras estaban a punto de tomar su posición lo que hubiera representado un vuelco a la situación militar y muy posiblemente la toma de Beirut por el Este, el Palacio Presidencial y el Ministerio de la Defensa, concluyendo de esta manera con el final de la guerra.
El acorazado nuclear USS Virginia, el destructor USS John Rodgers, la fragata USS Bowen y el destructor USS Arthur W.Radford, bombardearon durante horas la localidad de Suq al-Gharb, auyentando a las milicias opositoras y salvaguardando la posición de las tropas gubernamentales. El número de bajas entre las fuerzas milicianas así como los numerosos civiles muertos en los bombardeos norteamericanos pronosticaron desde un primer momento una venganza hacia la presencia militar norteamericana, que habiéndose comprometido a preservar la paz en el país árabe, recurrió a tomar parte por uno de los bandos en el conflicto.
Esta no es la única oportunidad que los EEUU han aprovechado para hacer amigos en El Líbano, en 1958 y durante un clima de tensiones suscitados entre cristianos maronitas y facciones musulmanas, el presidente norteamericano Eisenhower aplica la Doctrina Eisenhower, por el que se arroga la invasión de cualquier país para defenderlo del peligro el del comunismo. El Líbano es el primer país donde se aplica esta doctrina y 15.000 marines norteamericanos toman Beirut al asalto, causando decenas de muertos para abandonar el país cuatro meses después.
En 1985, la CIA, cometió un espectacular atentado con coche bomba contra un octogenario clérigo chiita, Houseyn Fadloullh, en Biir El Abed, Beirut, fracasando en su intento de asesinato pero provocando 80 muertes y más de 200 heridos, todos civiles.
La conclusión general es que los EEUU son responsables de la muerte de más de 20 millones de personas en guerras y conflictos en 37 “Naciones Víctima” y lo irónico es que todavía se pregunten ¿por qué tanta gente los odia?

Anuncios

Comenta desde tu Facebook o Twitter

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s