Saltar al contenido.

La Nueva Ola Agresiva de TRUMP contra CUBA afecta la Producción de Medicinas «Creando Necesidad»

La situación de los medicamentos en el país, de gran impacto en la población, ha estado marcada por el incremento de la agresividad del gobierno de los Estados Unidos. Estabilizar la distribución, entre las prioridades de nuestro Gobierno.


La situación actual que enfrenta el país con respecto a los medicamentos, el comportamiento de su producción y distribución, el desarrollo de la industria biofarmacéutica cubana y de la Medicina Natural y Tradicional, fueron de los temas abordados la víspera por el programa televisivo Mesa Redonda. 

En la ocasión participaron como panelistas los doctores Emilio Delgado Iznaga y Johann Perdomo Delgado, directores de Medicamentos y Tecnologías Médicas y del departamento de Medicina Natural y Tradicional del Ministerio de Salud Pública (MINSAP), respectivamente. 

Presentes también la Máster en Ciencias Rita María García Almaguer, directora de Operaciones y Tecnologías del grupo empresarial BioCubaFarma y el doctor Rolando Pérez Rodríguez, director de Ciencias en esa entidad. 

Al abordar las faltas y bajas coberturas de los primeros meses del presente año, el doctor Emilio subrayó que la situación ha estado marcada por las tensiones financieras, el incremento de la agresividad del gobierno de los Estados Unidos y el bloqueo contra nuestro país.

Entre las causas y condiciones que hoy propician dicha situación están los relacionados con los bancos, muchos de los cuales se han negado a realizar transacciones con Cuba por las razones conocidas, lo cual incide en el retraso de las importaciones.

Otro de los factores, es que productores e intermediarios presentan dificultades con el tema de los registros; es decir no logran completar todos los requisitos para poder hacer las exportaciones y también influye el hecho de que algún producto tenga componente norteamericano.

Dijo que estos temas están gravitando en la estabilidad de los medicamentos a pesar de los esfuerzos que se realizan. 

Precisó que a diferencia de otros temas, el de medicamentos es regulado, pues existen un grupo de condiciones para poder comercializar, sobre todo en función de garantizar la seguridad de nuestros pacientes.

Tenemos que lograr —enfatizó— que sean seguros, que no tengan ningún tipo de incidencia o reacciones adversas. Por tanto, hay todo un proceso de análisis con las materias primas, con la evaluación de los registros.  

El MINSAP cuenta con un Programa Nacional de Medicamentos (PNM) que ordena, regula, controla, traza políticas de prescripción, distribución, uso racional, vigilancia de reacciones adversas, gracias al conocimiento de muchos especialistas que han trabajado en ese sentido. 

Recordó que el PNM surgió en 1991 — en uno de los momentos más tensos de la Revolución, fue entonces cuando apareció la tarjeta de control (el llamado tarjetón)— que se gestiona, de alguna manera, a través del cuadro básico de medicamentos; al cual  todos los años se incorporan y retiran productos, de acuerdo a las necesidades de la población; las capacidades productivas de la industria; la relación riesgo-beneficio de los medicamentos.  

Precisó que alrededor de 80 medicamentos han estado en falta en los últimos tiempos; de ellos 20 controlados por tarjetón, “una situación muy compleja pues están directamente vinculados a la salud de las personas”.

Reconoció que el tiempo se ha dilatado un poco en la solución de los problemas, y ratificó que el cuadro básico sigue siendo de 757 medicamentos, aunque se han definido, de conjunto con la industria, algunas prioridades.

El director de Medicamentos y Tecnologías Médicas del MINSAP aseguró que 619 medicamentos “NO pueden faltar” y que 138 “en algún momento pudiéramos NO tener”.  

No obstante, recalcó que No están afectados los medicamentos controlados por tarjetas, solo cinco de estos van a tener algún tipo de variación en su dosis o presentación. 

La situación mejorará en la medida que la industria tenga materias primas, capacidad productiva, y se cuente con el financiamiento necesario.

Sobre la industria, intervino Rita María García Almaguer, quien señaló que desde el 2016 hasta el 2018 la tendencia ha sido hacia la disminución de las faltas. 

Sin embargo, en el primer cuatrimestre del 2019 se presentaron 72 faltas como promedio, y en abril se llegaron a tener 85; 16 de los medicamentos controlados por tarjetas.  

Eso —comentó— estuvo marcado por carencias de materias primas y otros materiales que intervienen en el proceso productivo, en lo que no solo influyeron los temas financieros, sino que tuvo un impacto notable el recrudecimiento de las acciones del bloqueo.

Ejemplificó que proveedores habituales, con quienes se trabajaba desde hace más de diez años de manera estable, declinaron, y no fue posible realizar determinadas transacciones bancarias. Por tanto, no se pudo contar con las materias primas necesarias, lo cual dilató el proceso productivo.
   
Informó las afectaciones presentadas en el mercado de la India y China, donde Cuba tiene una fuerte contratación, plantas productoras cerraron por la situación medioambiental, y eso hizo que se perdieran los proveedores. 

También se han presentado dificultades logísticas, con los embarques de las materias primas, lo cual trae consigo que no se pueda contar con ellas en el momento requerido. 
 
La directiva de BioCubaFarma anunció que en mayo se apreció cierta recuperación —“no con los niveles que quisiéramos”—, con un cierre de 48 medicamentos en falta, de los cuales se encuentran afectados 8 de tarjetas de control, sobre los cuales se viene incidiendo para dar solución lo antes posible.

Sobre el futuro de la industria biofarmacéutica, el doctor Rolando Pérez Rodríguez se refirió al empeño del país por seguir introduciendo nuevos y más efectivos medicamentos. 

Resaltó que BioCubaFarma en los últimos cinco años ha introducido en el mercado 62; de ellos 11 antibióticos, 4 citostáticos para el cáncer, 4 para el dolor y 2 antirretrovirales para el tratamiento del Sida. 

La posibilidad de introducir nuevos productos en el cuadro básico —dijo— permite actualizar con productos más seguros y eficientes de acuerdo a los estándares internacionales. 

Sobre la importancia de la Medicina Natural Tradicional (MNT), Johann Perdomo Delgado puntualizó que ha ido creciendo el cuadro básico de productos naturales. En el 2013 existían 68 renglones y ya al cierre del 2018 eran 153. 

Hoy estamos hablando de una propuesta de llegar a 170, acompañado del crecimiento en los volúmenes de producción. 

“Antes del 2013 solo se hablaba de la producción local dispensarial, pero la industria ha venido implementando un programa de desarrollo de productos de origen natural y hoy contamos dentro de este cuadro básico con 107 renglones de producción local y 63 elaborados por la industria”. 

Señaló que no solo Cuba se interesa por la MNT. “Hay una frase que me gusta repetir y es que no es una solución de la pobreza, sino una opción de la riqueza”, y esa es nuestra máxima, sentenció.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.